Nota Área de Paleontología:

Tres nuevos registros de dinosaurios saurópodos para Chile

Esqueleto de Diplodocus

Esqueleto de Diplodocus

Esqueleto de Diplodocus

David Rubilar, Jefe del Área de Paleontología del MNHN, aporta una nota del todo interesante, en relación al descubrimiento de dinosaurios saurópodos en Chile.

14/09/2015

Fuente: Museo Nacional de Historia Natural

Recientemente fue publicado un artículo, en la prestigiosa Revista de Paleontología argentina Ameghiniana,http://www.ameghiniana.org.ar/index.php/ameghiniana/article/view/2883, describiendo restos de al menos tres formas de dinosaurios saurópodos, para el Jurásico de la Patagonia chilena. Los restos, principalmente vértebras y partes del esqueleto apendicular, todos ellos aislados, dan cuenta de una gran diversidad de estos dinosaurios, que se caracterizaron, entre otras cosas, por poseer cuello largo, cola larga y extremidades a manera de pilares.

Los saurópodos fueron herbívoros y llegaron a ser los mayores animales terrestres que alguna vez caminaron sobre el planeta. Los materiales hallados en la Patagonia dan cuenta de una fauna de saurópodos, que estaría compuesta por Titanosauriformes, saurópodos que incluyen todos los descendientes de un ancestro común entre los braquiosáuridos y titanosáuridos. Mientras que otros fósiles incluyen dos formas deDiplodocidae, uno de ellos considerado un representante de la subfamilia Diplodocinae, la que es conocida principalmente por el famoso Diplodocus y el cual sería el primer registro de esta subfamilia para América del Sur y el segundo registro para Gondwana (el primer registro es una forma Africana llamada Tornieria). Además se hallaron restos de, lo que parece ser, una forma de saurópodo basal o bien un dicreosáurido, representado solamente por un centro vertebral. Toda estos saurópodos fueron hallados en el mismo yacimiento donde fue encontrado el enigmático Chilesaurus diegosuarezi. En este mismo sitio paleontológico, donde se encontraron los restos de estos dinosaurios, se han descubierto restos de podocarpáceas, es decir, árboles como el conocido mañío. El ambiente inferido para este yacimiento es húmedo con presencia de estas últimas coníferas. Semejante ambientes han sido descritos en Tendaguru, en África, donde también predominaron saurópodos titanosauriformes.

Otros yacimientos, en América del Norte y para la misma edad, dan cuenta de una fauna de saurópodos donde predominaron los diplodócidos y su ambiente era más bien árido y con abundancia de arbustos. Estos nuevos hallazgos vienen a completar un cuadro mucho más diverso de fauna del que se pensaba para este sitio. Los restos datan del Periodo Jurásico, más específicamente de la época conocida como Titoniano (145 a 150 millones de años).

Ilustración que muestra la apariencia en vida de un Diplodocus

Ilustración que muestra la apariencia en vida de un Diplodocus

Ilustración que muestra la apariencia en vida de un Diplodocus

Recursos adicionales

readspeaker